EU opinion & policy debates - across languages | BlogActiv.eu

Elecciones nacionales y política europeaLa elección presidencial francesa demuestra, una vez más, hasta qué punto Europa es tributaria de los procesos electorales nacionales. Todo parece indicar que la elección de François Hollande puede llevar a una revisión del Pacto Fiscal impuesto por Alemania a través del añadido de un protocolo sobre crecimiento y empleo. Sería una especie de contrapeso keynesiano a la ortodoxia presupuestaria a toda costa. Algo en lo cual parecen coincidir, desde el Gobierno Obama hasta el BCE, pasando por el FMI, Mario Monti y el mismo SPD alemán. Salvando las distancias, esta situación recuerda el Consejo Europeo de Ámsterdam, de 1997, cuando Lionel Jospin, recién elegido primer ministro, consiguió vencer las resistencias de Helmut Kohl a la hora de añadir “crecimiento” al Pacto de Estabilidad del euro. En cambio, el triunfo de Nicolas Sarkozy, al parecer, no supondría ningún cambio significativo respecto a la situación actual. Francia, y con ella los demás socios europeos, seguiría atada de pies y manos a la disciplina financiera. Sin embargo, sí podría comportar un mayor endurecimiento del Espacio Schengen, además del intento de resucitar el proteccionismo comercial. Nunca como ahora, para bien y para mal, la política europea ha estado tan presente en la campaña electoral francesa. Para la derecha populista de Le Pen, Europa es sinónimo de renuncia a las esencias de la soberanía nacional y de la patria; el instrumento de la globalización. Para la izquierda representada por Mélenchon, Europa es la expresión del ultraliberalismo y el monetarismo promovidos por Alemania y el Reino Unido.

La dependencia del proceso de integración de los avatares electorales es una constante a lo largo del tiempo. Tras el fracaso del proyecto de Constitución Europea en 2005, hubo que esperar la elección de un nuevo presidente en Francia y una nueva mayoría en Alemania para salir del atolladero. Cuatro años perdidos lamentablemente. Ahora puede pasar algo parecido, puesto que las elecciones alemanas están previstas para 2013. Cuando lo que se necesita son respuestas urgentes, cada vez parece más absurdo que la política europea dependa de elecciones nacionales separadas y no de unas verdaderas elecciones europeas.

Author :
Print
EurActiv Network